Share on Facebook

¿Quiénes Somos?

Equipo

 

Jorge Arturo Chaves Ortiz


Desde los tiempos de colegio —buen número de décadas ha transcurrido—, tenía la inquietud de una proyección hacia el campo social, a colaborar en algo con los más desfavorecidos. Esto me marcó el ingreso a los Dominicos y, en aquel entonces, creí que debía de estudiar sociología. Con la orientación de dos inteligentes amigos, opté por iniciar —al terminar Filosofía y simultáneamente con Teología—, los estudios de Economía en la entonces “Universidad Central” de Madrid, hoy Complutense. Por las vueltas de la vida, pude continuarlos luego en el Programa de Maestría, con énfasis en Desarrollo Económico, en The Catholic University of America (Washington D.C.) y años más tarde en el Doctorado de Tercer Ciclo “Economía y Sociedad”, en la Université de Paris VIII. Por bastante tiempo, al regresar a Costa Rica, pude ejercer la docencia en diferentes instituciones —Universidad de Costa Rica, Instituto Teológico de América Central y, por bastantes años, en la Universidad Nacional —UNA—(Heredia, C.R.). A menudo los cursos se prestaban para colocar y resaltar la dimensión ética en lo económico. Pero no ha sido sino en los últimos 20 años que lo he podido realizar más directamente con los trabajos de conferencista, docente e investigador, en la Cátedra “Víctor Sanabria” (Universidad Nacional”) y desde el 2006 en el Programa “Louis J. Lebret”, de CEDI. Aquí construimos un espacio de análisis de Ética de la Economía, de las Políticas Económicas y del Desarrollo. Los trabajos de administración académica —como Director de Escuela de Economía, Decano de Ciencias Sociales, miembro del Consejo Nacional de Acreditación de la Educación Superior, etc.— a lo largo de estos años, aunque dejaron una experiencia provechosa en algún sentido, también sustraían tiempo y retrasaban una mayor dedicación a la investigación en ese campo preferencial de ética de la economía.

Pueden enviar mensajes en relación a mis trabajos a Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla y a Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla


JACH29oct

 


José Amando Robles Robles


De la sociología de la religión a la espiritualidad como campo de estudio. Esta podría ser  la expresión de mi trayectoria científico-académica en las dos últimas décadas, —se inicia con los noventa del siglo pasado y llega al día de hoy. Es lo que quisiera también que defina mi futuro.

 

Me preparó a ello, sin duda, mi formación en filosofía y teología, con sendas licenciaturas, y el doctorado en sociología de la religión que realicé en Lovaina (Bélgica); atravesados los tres campos por el común interés de entender en su transformación e interrelación el síndrome religión – cultura – sociedad de conocimiento – espiritualidad, y así contribuir a hacer una propuesta de espiritualidad acorde con nuestro tiempo y con nuestra cultura.

 

En este reto no estoy solo, comulgo con autores y espirituales como Carlos Castaneda, Marcel Légaut, Raimon Panikkar, y sobre todo Marià Corbí, con quien realicé un año sabático en Barcelona en el año 1999 y con cuyo enfoque teórico y propuesta me identifico. Se trata de una espiritualidad laica, sin religión ni creencias. Expresión institucional de este reflexionar compartido son los Encuentros Internacionales Anuales CETR (Centro de Estudios de las Tradiciones Religiosas y de Sabiduría, centro creado y dirigido por Marià Corbí) en Barcelona, en los que participo desde su creación en el 2004.

 

En el CEDI coordino el "Programa Maestro Eckhart", de investigación y formación espiritual, con propuestas espirituales que van desde el “no hacer” del taoísmo, pasando por la espiritualidad hinduista vendanta-advaita o de la no-dualidad, la propuesta del budismo zen, del Maestro Eckhart, sufismo musulmán — sobre todo en Rumi—, hasta las propuestas de hombres y mujeres de nuestro tiempo como Thomas Merton, Don Juan Matus – Carlos Castaneda, Marcel Légaut, Etty Hillesum, Simone Weil…

 

Muy relacionado con la espiritualidad, en su doble dimensión práctico-vivencial y teórica, me gusta leer poesía, clásica y moderna; leer poetas como Rainer María Rilke, Antonio Machado y León Felipe, Octavio Paz.... Y por necesidad, ya que los teólogos no lo hacen o lo hacen muy poco, he tenido que incursionar en los cambios epistemológicos y metodológicos que, en mi criterio, debe asumir la “teología” hoy, nombre ya de por sí muy inadecuado para lo que con él se quiere expresar.

 

En fin, con otro compañero del CEDI en junio del 2005, realicé sólo la última semana del Camino de Santiago, durante la cual muchas veces recibí y di el saludo que en esa experiencia brota del alma y mejor nos define a todas y a todos en lo que somos: “¡Buen camino!”

 

Dirección postal: 237-3000. Heredia, Costa Rica.

Correo Electrónico: Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

JARR-web


Fajhardo-Andrade JuanMa.

Con formación en ciencias de las religiones y teología, y estudios en filosofía y ciencias cognoscitivas. Experiencia docente con niños, jóvenes y adultos en colegios y universidades. Es profesor e investigador en la UNA, y colaborador investigador en el CEDI.

Destacan como ´sus áreas de interés: Epistemología y método; hermenéutica. Relaciones entre religión y teología; tecnología, cultura y valores. Filosofía de la religión.

Ha sido encargado técnico-informático en varias instituciones, y promotor del uso de las tecnologías para la educación. Ha obtenido valiosos reconocimientos por su labor académica y docente, como también en el campo de la investigación. Se describe como arreligioso.

JMFA-11


Óscar Alberto Segura Castro

La vida y lo que algunos llaman destino en ocasiones puede ser quizás caprichoso. Digo esto porque mi primera formación académica superior la empecé en la Universidad de Costa Rica en la carrera Dirección de Empresas, de la cual finalmente me licencié. Pero, por una inquietud y búsqueda personal, no veía en la habitual forma de comprender y ejercer esta carrera una ocasión para realizarme profesionalmente y más allá, como ser humano.

Circunstancias me llevaron a estudiar esta carrera, pero quizás mi más sincero deseo siempre estuvo —y está— en las ciencias sociales. Simplemente por una correspondencia interior y porque es donde en realidad me veo realizándome. Pero por esas cosas difíciles de explicar, situaciones y personas vitales en mi historia me abrieron la perspectiva de una manera distinta de enfocar la disciplina administrativa-empresarial a través de la propuesta de otra economía. En primera instancia, todo fue descubrir que la economía podía ser diferente —fundamentalmente humana— para adentrarme en una aventura que ciertamente me ha ido llevando un poco más lejos cada vez.

Pienso que no podría volver a ver las cosas como antes. El conformismo de que “las cosas son así” no solo lo considero una falacia que hiere el sentido humano que debiera tener la economía, sino también un lugar del pensamiento en donde no podría verme nuevamente. La inquietud, la búsqueda, la pregunta constante me han acompañado a lo largo de mi historia, y esto unido a una suerte invaluable de encontrarme con personas de gran estatura humana y trayectoria académica me han ido formando, también en espacios no-formales, de los cuales he sacado gran partido para analizar y sensibilizarme ante la realidad. Una breve, pero rica experiencia de dos años por Centroamérica, me dio las primeras fuertes impresiones de que las cosas estaban mal más allá de Costa Rica. Esta resultó ser una ventana que ha marcado mi vida de manera importante.

La necesidad de comprender mejor la realidad e intentar dar respuesta a ella es una preocupación que ha venido dirigiendo mi estudio y el trabajo que realizo. Ambas dimensiones son para mí fundamentales, análisis y acción y sus interrelaciones necesarias para la creación intelectual y la incidencia efectiva en la realidad. Partir de ella y sobre todo de las personas. Esta inquietud me ha llevado a especializarme en el tema de Economía Solidaria, en ello la formación virtual de la UNGS (Buenos Aires, Argentina) y la del mismo profesor Luis Razeto (Chile) han sido pilares fundamentales para avanzar en esta tarea. Además la influencia de la reflexión constante que con los compañeros del CEDI comparto, me ha dado la oportunidad de avanzar en mis inquietudes y de hacer surgir otras nuevas. El análisis interdisciplinario de la realidad y la necesidad de partir de ella para la creación intelectual son dos elementos que van marcando y enriqueciendo mi trabajo.

Inicié en este viaje con la idea de que otra economía es posible. Sigo estando convencido de ello, pero voy descubriendo que la complejidad de los problemas, su naturaleza orgánica, demanda un análisis más allá de lo económico, definitivamente integrador además de lo político, lo cultural y del tipo de conocimiento sobre el cual hemos construido estas dimensiones fundamentales de la vida. Desde esta perspectiva es que deseo seguir desarrollado mi trabajo y la dirección misma de mi labor intelectual.

Correo electrónico: Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

OASC-ene11