Share on Facebook


Nostalgia

Poesía, nostalgia del paraíso

¿Por qué hablar de poesía en un programa de espiritualidad?, se puede preguntar usted , amigo o amiga, que ha tenido la suerte de caer sobre esta entrevista y está a punto de abrirla. Pregunta a la que si fuese interactivo el Programa Maestro Eckhart  le respondería como si fuera una evidencia haciéndole otra: ¿ Acaso podría ser de otra manera?

El lenguaje de ambas, espiritualidad y poesía, es simbólico y solamente simbólico. No puede ser de otra manera. San Juan de la Cruz tuvo conciencia muy viva de ello cuando para expresar sus grandes experiencias espirituales anteponía la poesía a la prosa teológica. Los dos lenguajes los sentía limitados, pero mucho más el comentario teológico. Por otra parte, cuando es auténtica y verdadera, la poesía es espiritual. Dámaso Alonso decía que era religiosa. León Felipe pedía que de su poesía solo quedase lo que más se pareciera o fuera oración. Federico García Lorca decía que la poesía era fuego. Así se veían impulsados a hablar de su experiencia poética, sin poder saber lo que era. Como los espirituales cuando hablan de espiritualidad.

Amable Sánchez Torres, gran poeta solitario, sin escuela ni seguidor de tendencias, también declara no saber lo que es la poesía. Pero para él la poesía es espiritual y espiritualidad o no es poesía. Por ello subtituló el curso “Poesía, nostalgia del paraíso“ y ha escrito dos versos que dicen “Me salvo por la poesía / o ya no me salva nadie“.

 

¿Por qué hablar de poesía en un programa de espiritualidad? Porque no puede ser de otra manera. La poesía es espiritualidad y la espiritualidad es poética.

 

Amable Sánchez Torres, poeta nacido en Morasverdes (Salamanca) 1935  y residente en Guatemala desde 1965.

 


blog comments powered by Disqus